Archive for Avances científicos

El desarrollo infantil, bajo la lupa

Recomiendan evaluar y, si fuera necesario, estimular a chicos que hayan estado internados en neonatología

El desarrollo infantil, bajo la lupa
Un bebe durante la realización de la Prueba Nacional de Pesquisa.

 Los chicos de la “zona gris” no entienden bien las consignas de la maestra, se desconcentran y a veces son algo torpes. Esta zona gris del desarrollo psíquico y motor infantil incluye a niños que, aunque no tienen graves trastornos neurológicos, no siguen el ritmo de desarrollo esperado y al crecer se van quedando atrás respecto de sus compañeros.

Su retraso podría haberse reducido o revertido si hubiese sido detectado tempranamente. Durante los primeros años de vida el cerebro tiene mayor plasticidad y si los pequeños hubiesen recibido entonces una estimulación especial habrían reaccionado favorablemente, en especial si los retrasos eran leves.

Muchos de los chicos en la zona gris tuvieron problemas al nacer y algunos fueron internados en las unidades de cuidados intensivos neonatales. “A los que tuvieron problemas graves y quedaron con secuelas, se les hace un seguimiento neurológico y estudios complejos. Pero los que fueron dados de alta clínicamente sanos, pueden tener trastornos de desarrollo que aparezcan más adelante. Estamos realizando un estudio sobre esos niños y encontramos que tienen casi el doble de problemas de desarrollo que el promedio de la población de chicos sanos”, dice la pediatra Agustina Vericat.

Ella comenzó su investigación en 2008 en el hospital San Roque, de Gonnet, con una beca de la Universidad Nacional de La Plata. Su director es el doctor Luis Guimarey, investigador de la Comisión de Investigaciones Científicas bonaerense (CIC) y ex jefe del Area de Endocrinología y Crecimiento del Hospital de Niños de La Plata.

Hasta ahora, completaron el estudio 125 chicos de entre 2 meses y 2 años, que estuvieron internados en neonatología por lo menos 3 días, pero que por su peso y tiempo de gestación no tenían riesgo neurológico grave. Fueron dados de alta del hospital aparentemente sanos.

Pruebas simplesLa evaluación del desarrollo psicomotor se realiza con la Prueba Nacional de Pesquisa (Prunape), desarrollada en el hospital Garrahan por el doctor Horacio Lejarraga y su equipo. Incluye un cuestionario a los padres y pruebas sencillas a los chicos para evaluar su avance en la motricidad fina y gruesa, el lenguaje y la interacción personal y social (ver infografía).

El puntaje obtenido establece si un chico alcanza el desarrollo esperable para su edad. Las entrevistas se complementan con pautas de desarrollo y crianza para los padres.

En la investigación, el porcentaje de retrasos del desarrollo del total de los participantes fue del 30%; la proporción fue mayor en los varones que en las mujeres. Las áreas con mayor porcentaje de fallos fueron la de motricidad gruesa y del lenguaje. La proporción casi duplicó el 18% de retrasos hallados en un estudio previo de Lejarraga sobre 3000 chicos sanos menores de 6 años.

Sin embargo, los nuevos resultados son similares a los obtenidos por el equipo de la doctora Iris Schapira en 1998, cuando evaluó el desarrollo de bebes prematuros del hospital Sardá con una prueba creada en Chile.

Allí hallaron que, al año de edad, el 40% de los chicos examinados tenía riesgo de sufrir retraso del desarrollo psicomotor, que se reducía al 28% a los 2 años de vida.

“Es importante aplicar un indicador sistemático y objetivo del desarrollo infantil como la Prunape. A veces, los pediatras atribuyen el retraso de un chico a un problema emocional, como el nacimiento de un hermanito. Sin embargo, al evaluarlo, se descubre un posible problema del desarrollo. Entonces, se lo puede derivar a las áreas especializadas para el diagnóstico, estimularlo o tratar un problema neurológico, según corresponda”, explica la codirectora del estudio, doctora en ciencias naturales y antropóloga Alicia Orden. Ella integra el Instituto de Desarrollo e Investigaciones Pediátricas del Hospital de Niños de La Plata (IDIP) y es investigadora del Conicet.

Por su parte, Vericat subraya que los resultados obtenidos en el hospital San Roque muestran la conveniencia de hacer una evaluación regular del desarrollo psicomotor de los chicos que estuvieron internados en neonatología. Esto evitaría el subdiagnóstico de los retrasos, la espera para ver si el chico madura más tarde o, por el contrario, el optar por exámenes complejos inmediatos y, tal vez, innecesarios.

Las entrevistas en el hospital aportaron también datos sobre condiciones socioeconómicas y educativas de las familias. Se los está analizando para conocer qué factores ambientales, nutricionales o genéticos ayudarían a determinar la aparición de retrasos del desarrollo infantil.

Fuente: Diario “La Nacion” del dia Miercoles 23 de Febrero del 2011

Leave a comment »

Las mujeres prefieren el parto natural

Sólo el 16% respondió que elegiría una cesárea, pero los especialistas advierten sobre un aumento de esa cirugía programada

En los últimos años, se percibió un crecimiento alarmante de la cantidad de partos por cesárea, como lo definen reconocidos especialistas en obstetricia y salud pública, tanto en centros públicos como privados. Sin embargo, el primer relevamiento mundial sobre cuáles son las preferencias de las mujeres revela que el pedido femenino no influye en esa tendencia.

Los resultados de una revisión de los 38 mejores estudios de América latina, Europa, América del Norte, Asia, Africa y Australia, publicados entre 1987 y 2009, demuestran que apenas el 16% de las mujeres prefiere tener a su bebe por cesárea en lugar de hacerlo por parto vaginal. Y eso contradice el argumento de que el crecimiento de la cantidad de cesáreas, que no debería superar el 15% de los partos según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se debería solamente a una mayor demanda de las futuras mamás.

“La tasa de cesáreas sigue creciendo, a pesar de las pruebas científicas publicadas de que eso no reduce la mortalidad y la morbilidad maternas y perinatales”, escribe en el artículo publicado en la revista British Journal of Obstetrics and Gynaecology el equipo de la doctora Agustina Mazzoni, investigadora del Departamento de Investigación en Salud de la Madre y el Niño del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS).

En cambio, los autores aclaran que la cesárea no es una intervención inocua, ya que enumeran algunas de las complicaciones que pueden surgir cuando se la utiliza sin indicación precisa. La lista incluye desde el aumento del riesgo de que la mujer sufra lesiones en la vejiga o el tracto urinario, hasta el crecimiento de la mortalidad materna o las histerectomías (cirugías para extirpar el útero).

“La OMS puso el 15% como límite superior recomendable de partos por cesáreas porque distintos estudios mostraron que, a partir de ese porcentaje, no mejoraba la salud de la mamá o del bebe -explicó Mazzoni a La Nacion-. Hasta hay estudios que sugieren que aumentaría la morbilidad materna, generalmente por las hemorragias y las infecciones, además de la mortalidad fetal y el ingreso de los recién nacidos en las unidades de terapia intensiva neonatal.”

Experiencia e ingresos

Los estudios revisados incluyeron un total de 19.403 mujeres que, en el momento de entrevistarlas sobre sus preferencias para el parto, estaban embarazadas, acababan de tener al bebe o no estaban embarazadas.

En esas respuestas el equipo encontró otro resultado interesante: identificó el nivel de ingreso del país y las cesáreas previas como los dos factores que influyen en la preferencia femenina. “Las diferencias fueron significativas”, apuntó la autora principal de la investigación financiada por los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos.

Es que las mujeres que ya habían tenido una o más cesáreas se inclinaban a preferir una cesárea más que las mujeres que esperaban o acababan de tener a su primer hijo (el 29% frente al 10%). En tanto, el 22% de las mujeres que vivía en países con medianos ingresos económico respondió que preferiría la cesárea al parto vaginal, comparado con el 12% de las mujeres de los países más ricos.

Aunque los estudios no permitieron conocer el motivo de esas diferencias, existen algunas hipótesis. “Es posible, en mi opinión, que las mujeres que ya pasaron por una cesárea y, en especial, si la experiencia fue buena, tengan una mayor preferencia por ese tipo de parto porque es lo que conocen y se sienten seguras -sostuvo la autora-. También está la percepción de que si el primer parto fue por cesárea, todos los demás deben ser por cesárea, cuando en realidad se puede intentar un segundo parto por vía vaginal según las condiciones obstétricas de cada caso.”

Dado que los investigadores no encontraron estudios realizados en la Argentina sobre este tema, el próximo paso será contar con esa información local. Para eso, el equipo comenzó una encuesta a 400 embarazadas atendidas en dos hospitales públicos bonaerenses y dos centros de salud privados porteños. “Sería interesante conocer también qué opinan los obstetras -dijo Mazzoni-. Por ahora, sabemos que la cesárea no es precisamente el tipo de parto que prefiere la mayoría de las mujeres.”

FUENTE: Diario “La Nacion” del dia Lunes 3 de Enero del 2011

Leave a comment »

Logran el primer embarazo con un monitoreo continuo del embrión

Es una nueva herramienta que permite controlar su desarrollo temprano y mejora el éxito de los tratamientos

Por primera vez en América latina, una pareja argentina tendrá un bebe concebido con ayuda de un nuevo procedimiento que permite controlar en continuado el embrión desde los primeros minutos de su existencia y, así, aumentar la posibilidad de éxito en la búsqueda del embarazo tan deseado.

“Cuando me hice la primera ecografía, a las 8 semanas de embarazo, me enteré de que era el primer embarazo logrado con esta técnica. Los médicos me regalaron el video en el que se ve cómo se va generando la vida. Y fue mucho más emocionante verlo porque se trataba de nuestro bebe. Los médicos estaban más contentos que yo ese día”, relató Guadalupe (de 32 años), al recordar con asombrosa precisión todos los detalles de lo vivido el 17 de diciembre pasado.

Y no era para menos: fue el mismo día que con su esposo, Hernán (de 33 años), oyeron por primera vez los latidos del corazón del bebe que habían comenzado a buscar en 2008, cuando concurrieron al Centro de Estudios de Ginecología y Reproducción (Cegyr), que está afiliado a la Facultad de Medicina de la UBA.

Tras varios estudios, que obtuvieron malos valores en los análisis de la calidad de los espermatozoides, la pareja realizó un tratamiento de baja complejidad sin resultados. Entonces, los especialistas del Cegyr les recomendaron optar por una técnica conocida de reproducción asistida llamada inyección intracitoplasmática de espermatozoides, o ICSI, que consiste en fecundar los ovocitos (óvulos) previamente aspirados de la mujer con la inyección de un espermatozoide del varón seleccionado entre los de mejor movilidad y características morfológicas.

“A las 24 horas, se evaluó el estado de la fertilización y, de los 13 ovocitos que estaban normalmente fecundados, un grupo pasó a una cámara de monitoreo continuo y el resto siguió el proceso habitual, en el que se utiliza una estufa convencional y se realizan evaluaciones diarias -precisó la doctora Susana Kopelman, directora del Cegyr-. En cambio, un sistema computarizado conectado a un microscopio dentro de la cámara toma fotografías de los embriones cada 10 minutos y luego produce un video de la fragmentación celular que va dando forma al embrión.”

Con esa información de entre 3 y 5 días, y antes de su transferencia a la mujer, los especialistas pueden determinar cuáles serán los embriones con mayor posibilidad de implantarse en el útero. “El éxito de un tratamiento de fertilidad asistida depende en un 80% de las características embrionarias. A la hora de tratar de mejorar los resultados, hay que intentar seleccionar aquellos que mejor vayan a cumplir su función luego de la transferencia a la mujer”, agregó Kopelman.

Hace cuatro meses, como informó La Nacion, el Cegyr incorporó este dispositivo para aprender sobre la primera división de la célula embrionaria, que es óptima si ocurre entre las 17 y 20 horas de la unión entre el ovocito y el espermatozoide. “Si se divide antes o después, no es normal, y sabemos que esos embriones tendrán menos posibilidades de implantarse en el útero, que es la causa de pérdida de muchos embarazos”, dijo la doctora Florencia Nodar, directora del Laboratorio de Embriología del Cegyr.

En esta primera aplicación de la técnica en la región, con la que hasta ahora se había logrado un solo embarazo en España, se obtuvieron cuatro embriones con una división considerada óptima y se le transfirieron dos a Guadalupe (ver infografía). Según comprobaron los médicos en los controles de seguimiento, la pareja espera su primer bebe o beba para mediados de este año. “Nos explicaron que esto puede evitar los embarazos múltiples -comentó Guadalupe-. Deseábamos que fuera uno solo para poder cuidarlo bien. Si eran dos, no sé cómo íbamos a hacer porque es muy reducido el departamento en que vivimos.”

A diferencia de la mayoría de las mujeres, según consideró, ella recuerda muy bien la fecha exacta en que quedó embarazada. Y su bebe, cuando crezca, podrá conocer cómo creció desde que era sólo una célula. “Este tipo de adelantos tratan de mejorar la tasa de embarazo con las técnicas de reproducción asistida. Y el seguimiento continuo del desarrollo de los embriones favorece su elección antes de colocarlos dentro del útero”, dijo el doctor Gabriel Fiszbajn, jefe de medicina reproductiva del Cegyr.

Los expertos coincidieron en que este procedimiento se puede utilizar con cualquier técnica de reproducción, aunque sugirieron hacerlo cuando se pueden obtener 6 o más ovocitos aptos para la fecundación.

FUENTE: Diario “La Nacion” del dia Martes 11 de enero del 2011

Leave a comment »

Un tratamiento reduce secuelas neurológicas en recién nacidos

La hipotermia neonatal se emplea en bebes que han sufrido falta de oxígeno

Bajar unos pocos grados la temperatura corporal de los recién nacidos ha mostrado ser un tratamiento de cierta utilidad para reducir las secuelas neurológicas que pueden resultar de experimentar una falta de oxígeno. La hipotermia neonatal consiste en colocar al bebe en una incubadora especial que baja en forma controlada su temperatura, y ya ha comenzado a ser implementada en algunas maternidades de la Argentina.

Las evidencias a favor de este tratamiento -el único que ha demostrado hasta la fecha reportar algún beneficio para el recién nacido con encefalopatía neonatal- fueron discutidas recientemente en las Jornadas de Obstetricia y Neonatología, “Un enfoque perinatal”, organizadas por la Clínica y Maternidad Suizo-Argentina.

“Nuestro análisis halló que la hipotermia en bebes con encefalopatía neonatal se asocia a una reducción de la discapacidad neurológica”, dijo a La Nacion el doctor David Edwards, profesor de Medicina Neonatal del Imperial College de Londres, Inglaterra, que publicó en la revista British Medical Journal un análisis de los más recientes estudios que evaluaron el uso de la hipotermia neonatal.

Edwards, que disertó en las citadas jornadas, señaló que el tratamiento sólo es de utilidad si es implementado dentro de las seis primeras horas posteriores al nacimiento. “La falta de oxígeno motiva la liberación de ciertas sustancias, cuya acción es la que produce el daño neurológico, y que se ha estimado que actúan después de las primeras seis horas”, explicó el doctor Luis Prudent, presidente de la Fundación para la Salud Materno-Infantil (Fundasamin) y jefe de los servicios de neonatología de la Suizo-Argentina y del Sanatorio de los Arcos.

“El tratamiento lo que hace es disminuir la injuria que se produce en forma secundaria al episodio de falta de oxígeno: actúa sobre los mecanismos inflamatorios que éste desencadena”, explicó la doctora Ana Pedraza, también jefa de los citados servicios de neonatología.

“Los seguimientos en el largo plazo de los chicos tratados con hipotermna muestran que tuvieron menos secuelas que los que no habían recibido ese tratamiento”, agregó Prudent.

De baja frecuencia

La encefalopatía neonatal es una condición muy infrecuente, que puede responder a diversas causas. “Afecta a un porcentaje pequeño de chicos que han tenido problemas de falta de oxígeno antes de nacer o en el momento del nacimiento, como por ejemplo una enfermedad hipertensiva del embarazo o una restricción del crecimiento intrauterino, o porque en el momento del nacimiento el chico no inicia su respiración”, explicó Prudent.

“Sólo entre el 1 y el 2% de los chicos requieren algún tipo de reanimación en el momento del nacimiento, y de esos un porcentaje bajísimo presenta alteraciones como para requerir hipotermia”, agregó. Su colega, la doctora Pedraza, estimó: “Entre la Suizo-Argentina y Los Arcos atendemos unos 10.000 nacimientos al año, y de todos ellos no más de cinco o seis requerirán el uso de hipotermia”.

“Pero como las consecuencias son a veces muy serias, existiendo un tratamiento, es importante poder implementarlo”, completó Prudent. Tanto es así que existe la idea de conformar una red que vincule a maternidades del ámbito público y que permita derivar, dentro de las seis horas de nacidos, a los chicos que requieren el tratamiento a centros que cuenten con el equipamiento y con personal entrenado. “Si bien el tratamiento es fácil de implementar, se requiere la capacitación de las enfermeras; además, el equipo es costoso”, dijo Pedraza.

Pero como paso anterior al uso de la hipotermia, Prudent destaca la importancia de que el personal de salud conozca las técnicas de reanimación. “Lo más importante es que todos: médicos, enfermeras, pediatras, obstétricas y demás personas del equipo de salud, hagan el curso de reanimación neonatal para saber cómo reanimar a un bebe cuando nace.”

Inquietudes globales, respuestas locales

¿Cuál es el método más apropiado para reanimar a un recién nacido? ¿Cómo debe ser colocado el bebe a la hora de cortar el cordón umbilical? ¿Cuál es la estrategia más efectiva para prevenir el contagio del VIH durante el parto? “Estas son algunas preguntas de interés mundial pero que deben ser evaluadas localmente y constituyen algunas de las líneas de investigación en salud materno infantil que estamos llevando adelante actualmente en la Fundación para la Salud Materno Infantil”, comentó el doctor Luis Prudent, director de esa fundación ( www.fundasamin.org.ar ).

Fuente: Diario “La Nacion” del dia viernes 12 diciembre del 2010.

Leave a comment »

Banco de leche materna con delivery

Ofrece asistencia médica las 24 horas del día; es para reducir infecciones respiratorias y hospitalizaciones

Un verdadero problema de salud pública que afecta a los menores de 5 años y a los bebes más vulnerables, como son los prematuros, son las hospitalizaciones por infecciones respiratorias que año tras año causan diecisiete de todos los virus que circulan entre nosotros.

Pero un programa único en América del Sur, que comenzó a funcionar en un hospital público del Chaco, se propone reducir entre 25 y 50% esas hospitalizaciones, además de las diarreas infantiles y la mortalidad. Eso es posible con la combinación de tecnología de punta para el procesamiento de la leche materna que donan más de cien mujeres, un teléfono celular y siete pesos.

De paso, este trabajo entre el Banco de Leche del Hospital Dr. Julio C. Perrando, de Resistencia, y la Fundación para la Investigación en Infectología Infantil (Infant) resolverá un enigma de la infectología pediátrica: ¿qué beneficios de la leche materna retiene la leche de banco?

“Sabemos que de todos los virus que causan enfermedad en los chicos pequeños más del 95% son respiratorios. Entonces, si bajamos 25-50% las hospitalizaciones por esas infecciones respiratorias, el impacto en la salud pública sería enorme y, comparado con el uso de medicación y otras intervenciones, el costo es casi nulo”, explicó el doctor Fernando Polack, director de la Fundación Infant, que ya es referente internacional en el estudio de estas infecciones pediátricas y lactancia materna.

Sólo en los prematuros esta estrategia modelo de atención podría reducir a la mitad el impacto de las reinternaciones entre los 56.000 bebes que nacen cada año en el país con menos de 37 semanas de gestación (un embarazo normal dura 40) y 2,5 kilos de peso. Sobre todo, en los que nacen con menos de 1,5 kilos.

El programa, cuyo resultado se elevará al Ministerio de Salud para tratar de extenderlo a todo el país, comienza con la participación de más de cien mujeres, cantidad que esperan ampliar.

“No existe mejor alimento para un bebe que la leche materna, pero no siempre disponemos de ella, y por muchísimas razones. Una es que, al ser un servicio de neonatología de la capital de la provincia, atendemos a los bebes con distintas necesidades de todas las regiones y muchas veces los bebes quedan internados solos. Además, tener prematuros de 800, 900 0 1200 gramos imposibilita contar con la leche que necesitan para completar su desarrollo”, explicó por vía telefónica desde Chaco el doctor Carlos Posse, director del Banco de Leche Materna del Perrando.

En este programa modelo participan también las doctoras Laura Picón, bioquímica del banco, y Jimena Bugna, coordinadora del proyecto de Infant (informes: http://www.infant.org.ar ). En el diseño participó el doctor Fernando Althabe, del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS).

Para garantizar la disponibilidad de esa maravillosa fuente de nutrientes, el banco salió a la comunidad a buscar donantes. En los primeros seis meses de este año se pasteurizaron 132 litros de leche donada por 122 mujeres, a las que un sistema de delivery les proporciona los recipientes que necesitan para guardar la leche excedente en la heladera de su casa. Una vez por semana, personal del banco retira los recipientes en una heladerita con refrigerante.

“Pudimos armar un banco de leche materna con un sistema de procesamiento de alta calidad [ver infografía] que asegura la provisión de leche pasteurizada a bebes muy vulnerables que necesitan esa garantía para su alimentación. La tecnología que utilizamos nos permite contar con la donación voluntaria y gratuita de leche humana, según estrictos criterios de salud materna”, agregó el neonatólogo.

Es que las donantes deben ser 100% sanas: sin infecciones o enfermedades que puedan transmitirse a través de la leche, como la hepatitis, el Chagas o el VIH; no pueden ser fumadoras, ni estar bajo tratamientos farmacológicos o consumir cafeína en exceso, entre otros requisitos.

Además, el equipo va a la casa de las donantes para adecuar las condiciones de extracción y conservación de los recipientes. “Esta tarea -indicó Posse- nos lleva a recorrer diariamente distintas ciudades y sin romper la cadena de frío entre la heladera de cada donante hasta el freezer de cuarentena del banco.”

El sistema de delivery también se utiliza para llevarles la leche del día a los bebes que ya salieron del hospital. Eso también le sucederá a la pequeñita Jazmín, que fue seismesina en agosto y ya pesa 1,77 kilos. “Cuando nació, no podía salir de los 970 gramos con fórmula, porque yo me quedé sin leche -contó a LA NACION por vía telefónica su mamá, Romina, de 24 años-. Pero con la ayuda de la leche de otras mamás que me entregó el banco la nena empezó a aumentar de peso. Esto demuestra qué alimento es el mejor, ¿no?”

Con 1 mes y 20 días, Jazmín toma 30 cm3 cada 3 horas y llora sólo cuando tiene hambre o la bañan. El resto del tiempo, día y noche, está feliz dentro del vestido “canguro” que lleva su mamá hasta que pese 1,8 kilos. Y cuando los médicos la manden a casa, recibirá leche de banco hasta los 6 meses de vida, que es lo que debe durar la lactancia exclusiva, y un seguimiento médico que la Fundación Infant puso a prueba en el hospital Garrahan y la Maternidad Sardá para evitar las internaciones por infecciones respiratorias.

“Cuando las madres lo necesiten, van a contar con el celular de una médica las 24 horas los siete días de la semana, y si necesitan ir a la consulta, contarán con los viáticos para poder trasladarse -resumió Polack-. Además, mediante un sistema de vouchers , las mamás podrán retirar los suplementos de leche indicados en las sucursales de una red de farmacias para que no complementen la alimentación con preparados con leche de vaca.”

Los resultados obtenidos hasta ahora incluyen una reducción del tiempo de internación de los bebes, debido a la disminución de las complicaciones de los recién nacidos, como la enterocolitis, y la posibilidad de contar con tiempo suficiente como para estimular la producción de leche suficiente en la madre como para que llegue a casa amamantando el bebe.

 Fuente: Diario “La Nacion” del dia lunes 25 de octubre del 2010.

Leave a comment »

Descubren por qué cesa la lactancia

El estiramiento del tejido que resulta de la acumulación de leche desencadena un proceso de involución

Cuando una mujer deja de amamantar a su hijo, sus glándulas mamarias detienen la producción de leche y, lentamente, vuelven al estado previo al embarazo; es decir, involucionan. Pero ¿qué es lo que desencadena ese proceso? Un equipo de investigadores de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) ha mostrado que el estiramiento en las células mamarias debido a la acumulación de leche es lo que inicia el proceso de involución.

“El estrés mecánico juega un rol relevante en los hechos que conducen a la involución mamaria luego del destete”, afirma la doctora Edith Kordon, investigadora del Conicet y docente en la FCEyN. El artículo, que se publicó en la revista BMC Cell Biology , está firmado también por Ana Quaglino, Marcelo Salierno, Jesica Pellegrotti y Natalia Rubinstein.

El embarazo y la lactancia implican un hiperdesarrollo de la mama, pero, luego del destete, ésta vuelve a su estado anterior mediante un proceso de muerte celular y reacomodamiento de los tejidos. En estudios previos, los investigadores habían encontrado que ciertas sustancias (citoquinas) desencadenaban el proceso, pero no se sabía cómo se disparaba la producción de esas sustancias. “Nuestra idea era que la leche, al quedarse adentro, distiende el tejido, y ese estiramiento inicia una cascada de eventos que llevan a la involución”, señala Kordon.

Para confirmar la hipótesis, los investigadores desarrollaron un dispositivo donde colocaron células mamarias de ratón, que crecían libremente y luego eran sometidas a un estiramiento. “El efecto mecánico fue un estímulo suficiente para que las células produjeran sustancias que favorecen la involución”, afirma Kordon.

El estiramiento de las células también genera reacciones en los músculos y en el corazón cuando se produce una sobrecarga. La diferencia es que, mientras que en la mama el proceso lleva a la muerte celular, en el corazón conduce a la hipertrofia.

Relación con el cáncer

El interés en estudiar la involución mamaria se debe a que este proceso ha sido asociado al cáncer, pues se vio que, en ese reacomodamiento de tejidos, las células mamarias muestran una reacción fisiológica parecida a la de una célula tumoral.

En ese proceso se activa una proteína que se conoce como STAT 3, que dispara la muerte celular, pero también aparece activada en el cáncer de mama. “Resulta curioso que la involución, en la que predomina la muerte celular, tenga tanto en común con el cáncer, en el que prevalece la proliferación”, indica Kordon. “Parecería que en algunos casos la proteína STAT 3, en lugar de producir la muerte celular, favorece la proliferación y malignización”, sugiere.

En la involución mamaria también aparecen unas enzimas denominadas metaloproteasas, que degradan proteínas y participan en la metástasis, porque rompen la matriz que rodea a las células tumorales, facilitando su migración e invasión a otros tejidos. Por este motivo, si al terminar la lactancia hay en la mama algunas células con cierto grado de malignización, el proceso de involución puede aumentar su peligrosidad al incrementar la capacidad invasiva de las células.

Durante el embarazo, cuando la mama empieza a crecer, el epitelio se desarrolla y los adipocitos (las células de la grasa) se retraen. Luego del destete, cuando el epitelio muere, los adipocitos vuelven a ocupar gran parte de la glándula. En ese momento actúan las metaloproteasas que participan en la ruptura de la membrana basal que rodea al epitelio. De este modo, se produce un remodelado del tejido y revascularización, parecido a lo que sucede en la cura de las heridas, durante el cual se generan muchas proteínas vinculadas a la inflamación.

Pero ¿las mujeres que amamantan a sus hijos no están más protegidas contra el cáncer de mama? “El embarazo a término ejerce un efecto protector a largo plazo y la protección es mayor cuanto más joven la mujer haya tenido su primer hijo”, indica Kordon, y explica: “Las células cancerosas son indiferenciadas. Si el tejido está forzado a diferenciarse por la lactancia, está más protegido. Sin embargo, se ha observado que en los primeros cinco años luego del parto hay un incremento relativo en la incidencia del cáncer de mama. Este factor de riesgo, que no varía con la edad, se debería a la involución mamaria, que ocurre aunque la mujer no amamante”.

Dado que actualmente muchas mujeres tienen su primer hijo a edad más avanzada, a nivel poblacional se observa que la protección del embarazo es menor y, por lo tanto, el riesgo generado por la involución aumenta en forma relativa.

“Nuestros estudios sobre la importancia del estrés mecánico sugieren que puede ser recomendable un amamantamiento prolongado con un destete paulatino. De esta manera, se reduciría la intensidad del estrés mecánico que genera la acumulación repentina de leche dentro de las mamas cuando hay un destete abrupto”, concluye Kordon.

Fuente: Diario “La Nacion” del día viernes 15 de octubre del 2010

Leave a comment »

Nobel al padre de la fecundación in vitro

El británico Robert Edwards desarrolló, junto con Patrick Steptoe, la técnica que permite concebir fuera del cuerpo de la mujer.

Nobel al padre de la fecundación  in vitro
Robert Edwards, con dos chicos nacidos gracias a su técnica.
Después de haber intentado concebir durante nueve años sin éxito, el 25 de julio de 1978, 13 minutos antes de la medianoche, Lesley y John Brown se convirtieron en los felices padres de una niña que nació por cesárea y pesó 2,608 kg.
Nada de esto merecería publicarse en un diario… si no fuera porque Louise Joy Brown fue la primera beba de la historia concebida fuera del organismo femenino, con la técnica de fertilización in vitro (FIV).

El médico que lo hizo posible fue el doctor Robert Edwards, de la Universidad de Cambridge. Ahora, tras una inusual demora de treinta y dos años, el Instituto Karolinska acaba de concederle el Premio Nobel de Medicina y Fisiología 2010 por haber desarrollado la técnica de fecundación in vitro, que iluminó los procesos de la fertilidad humana, revolucionó los tratamientos y abrió la puerta a una inimaginable cascada de avances científicos.

La noticia despertó innumerables muestras de admiración en la Argentina, donde muchos especialistas en fertilidad asistida conocieron a Edwards personalmente. “Hace mucho que tendría que haberse reconocido con este galardón la inmensa tarea de Robert Edwards -comenta Santiago Brugo Olmedo, director médico del Instituto Seremas y uno de los pioneros de la fertilidad asistida en el país-. La creación de la fertilización in vitro fue un hito, algo que conmocionó a la medicina, produjo un shock y generó mucha controversia.”

“Edwards es una persona brillante, sensible y sencilla -agrega el doctor Sergio Papier, director del Centro de Ginecología y Reproducción (Cegyr)-. Un visionario que con la fecundación in vitro marcó un antes y un después en la historia de la fertilidad humana.”

Aunque hoy es tan rutinario que no parece haber nada extraordinario en el procedimiento que ya permitió la gestación de más de cuatro millones de bebes en todo el mundo, cuando Edwards comenzó a contemplar la posibilidad de ayudar a parejas con problemas para concebir fertilizando los óvulos maternos fuera del organismo y luego reimplantando los embriones en el útero, no se sabía mucho sobre el complejo proceso de la fertilización.

Corrían los años 50 y no sólo se desconocía cómo y cuándo obtener ovocitos aptos, sino que además la perspectiva de reemplazar el proceso natural por una manipulación de laboratorio despertaba una encendida controversia.

Edwards había investigado en animales durante décadas, pero imitar lo que la naturaleza había “sintonizado” a lo largo de millones de años presentaba dificultades mayúsculas. Para asegurarse una provisión constante de óvulos, se contactó con Patrick Steptoe, el inventor de la laparoscopia, una técnica que permitía visualizar el tracto reproductivo femenino a través de un endoscopio insertado por el ombligo. Steptoe había demostrado que con este método podría aspirar ovocitos en el momento preciso del ciclo menstrual.

Pero pronto ambos médicos tuvieron que enfrentar obstáculos de otro tipo: en 1971, el Concejo Británico de Investigación Médica decidió no seguir respaldando sus estudios. Tuvieron que buscar financiación privada y soportar una enorme cantidad de críticas.

A comienzos de los años setenta, Edwards y Steptoe (que falleció en 1988) comenzaron a transferir los primeros embriones. Después de más de 100 intentos que condujeron a embarazos fallidos y obligaron a introducir cambios en la estimulación hormonal que les aplicaban a las mujeres, el nacimiento de Louise Brown fue no sólo un acontecimiento histórico, sino el comienzo de una nueva era en la reproducción humana.

El anuncio del nacimiento causó conmoción en todo el mundo. “La adorable Louise”, tituló el Daily Mail. “Nació en Londres el primer bebe de probeta; es niña”, informó La Nacion. Y, en la página siguiente, agregó: “Rechazo teológico al experimento”. “Esto atenta contra el orden natural, y la Iglesia lo desaprueba -afirmaba el padre Domingo Basso, prior de los dominicos-. Una cosa es ayudar a la naturaleza y otra muy distinta es suplirla.”

Ocho años más tarde, un equipo formado por los doctores Roberto Nicholson, Nicolás Neuspiller, Roberto Coco y Santiago Brugo Olmedo trajo la fertilización in vitro a la Argentina. “En 1985 realizamos el primer ciclo de pacientes. Increíblemente, la primera, una mujer tucumana que llevaba diez años intentando concebir un bebe, se embarazó en ese primer intento y tuvo mellizos en 1986″, recordó Brugo Olmedo.

“Roberto Nicholson era mi jefe del Hospital de Clínicas -dice Nicolás Neuspiller, director de Fecunditas-. Había visto algo sobre FIV en Dublín, y yo le dije: ¡Lo quiero hacer!”

Neuspiller viajó a aprender la técnica en Barcelona y, junto con sus colegas, que estaban inaugurando el Cegyr, comenzaron los primeros ensayos. “Empezamos con unos casos, pero teníamos problemas con los medios de cultivo -agrega-. Finalmente, de los diez primeros casos logramos tres embarazos, quiere decir que tuvimos un 30% de éxito, cuando mundialmente se llegaba al 20%. ¡Nos sentíamos Gardel!”

El 11 de septiembre de 2001, a Neuspiller le tocó vivir una insólita situación con el ahora laureado Robert Edwards. “Estábamos alojados en el mismo hotel con motivo de una reunión científica en Nueva York -recuerda-. Era el desayuno y de repente se corta una presentación: acababa de pasar el segundo avión que se estrelló contra las Torres Gemelas. Estábamos a unas quince cuadras. Hicimos un grupito con Edwards, un médico canadiense, y yo, y tuvimos que pasar una semana recluidos. Allí, él nos maravilló por su humildad, su don de gentes. Mientras preparaba cócteles, nos contó toda la historia del desarrollo de la fecundación in vitro…”

Fuente: Diario “La Nacion” del día Martes 5 de Octubre del 2010

Leave a comment »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.