Posts tagged mortalidad neonatal

Las mujeres prefieren el parto natural

Sólo el 16% respondió que elegiría una cesárea, pero los especialistas advierten sobre un aumento de esa cirugía programada

En los últimos años, se percibió un crecimiento alarmante de la cantidad de partos por cesárea, como lo definen reconocidos especialistas en obstetricia y salud pública, tanto en centros públicos como privados. Sin embargo, el primer relevamiento mundial sobre cuáles son las preferencias de las mujeres revela que el pedido femenino no influye en esa tendencia.

Los resultados de una revisión de los 38 mejores estudios de América latina, Europa, América del Norte, Asia, Africa y Australia, publicados entre 1987 y 2009, demuestran que apenas el 16% de las mujeres prefiere tener a su bebe por cesárea en lugar de hacerlo por parto vaginal. Y eso contradice el argumento de que el crecimiento de la cantidad de cesáreas, que no debería superar el 15% de los partos según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se debería solamente a una mayor demanda de las futuras mamás.

“La tasa de cesáreas sigue creciendo, a pesar de las pruebas científicas publicadas de que eso no reduce la mortalidad y la morbilidad maternas y perinatales”, escribe en el artículo publicado en la revista British Journal of Obstetrics and Gynaecology el equipo de la doctora Agustina Mazzoni, investigadora del Departamento de Investigación en Salud de la Madre y el Niño del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS).

En cambio, los autores aclaran que la cesárea no es una intervención inocua, ya que enumeran algunas de las complicaciones que pueden surgir cuando se la utiliza sin indicación precisa. La lista incluye desde el aumento del riesgo de que la mujer sufra lesiones en la vejiga o el tracto urinario, hasta el crecimiento de la mortalidad materna o las histerectomías (cirugías para extirpar el útero).

“La OMS puso el 15% como límite superior recomendable de partos por cesáreas porque distintos estudios mostraron que, a partir de ese porcentaje, no mejoraba la salud de la mamá o del bebe -explicó Mazzoni a La Nacion-. Hasta hay estudios que sugieren que aumentaría la morbilidad materna, generalmente por las hemorragias y las infecciones, además de la mortalidad fetal y el ingreso de los recién nacidos en las unidades de terapia intensiva neonatal.”

Experiencia e ingresos

Los estudios revisados incluyeron un total de 19.403 mujeres que, en el momento de entrevistarlas sobre sus preferencias para el parto, estaban embarazadas, acababan de tener al bebe o no estaban embarazadas.

En esas respuestas el equipo encontró otro resultado interesante: identificó el nivel de ingreso del país y las cesáreas previas como los dos factores que influyen en la preferencia femenina. “Las diferencias fueron significativas”, apuntó la autora principal de la investigación financiada por los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos.

Es que las mujeres que ya habían tenido una o más cesáreas se inclinaban a preferir una cesárea más que las mujeres que esperaban o acababan de tener a su primer hijo (el 29% frente al 10%). En tanto, el 22% de las mujeres que vivía en países con medianos ingresos económico respondió que preferiría la cesárea al parto vaginal, comparado con el 12% de las mujeres de los países más ricos.

Aunque los estudios no permitieron conocer el motivo de esas diferencias, existen algunas hipótesis. “Es posible, en mi opinión, que las mujeres que ya pasaron por una cesárea y, en especial, si la experiencia fue buena, tengan una mayor preferencia por ese tipo de parto porque es lo que conocen y se sienten seguras -sostuvo la autora-. También está la percepción de que si el primer parto fue por cesárea, todos los demás deben ser por cesárea, cuando en realidad se puede intentar un segundo parto por vía vaginal según las condiciones obstétricas de cada caso.”

Dado que los investigadores no encontraron estudios realizados en la Argentina sobre este tema, el próximo paso será contar con esa información local. Para eso, el equipo comenzó una encuesta a 400 embarazadas atendidas en dos hospitales públicos bonaerenses y dos centros de salud privados porteños. “Sería interesante conocer también qué opinan los obstetras -dijo Mazzoni-. Por ahora, sabemos que la cesárea no es precisamente el tipo de parto que prefiere la mayoría de las mujeres.”

FUENTE: Diario “La Nacion” del dia Lunes 3 de Enero del 2011

Leave a comment »

Parto en casa, más riesgos para los bebes

Dicen que duplica la probabilidad de muerte durante el primer mes

Parto en casa, más riesgos para los bebes

Las parejas que eligen dar a luz en la tranquilidad y la comodidad del hogar en lugar de hacerlo en un hospital coinciden en que lo hacen porque es la forma más natural de traer un hijo al mundo. Un parto domiciliario bien planificado puede ser una experiencia maravillosa para la mujer, después de nueve meses. Se sabe que en casa está expuesta a sufrir menos lesiones, hemorragias e infecciones que en un hospital. 

Pero un nuevo estudio acaba de reabrir el debate sobre la seguridad del parto en casa para la salud del bebe. Una revisión de doce trabajos sobre más de medio millón de partos domiciliarios y hospitalarios en Europa y en Estados Unidos reveló que en los partos en casa se duplica el riesgo de mortalidad neonatal, es decir, durante el primer mes de vida del bebe.

“Es importante aclarar que el estudio no está a favor ni en contra del parto domiciliario, señaló a The New York Times el doctor Joseph Wax, autor principal del estudio publicado en The American Journal of Obstetrics and Gynecology . Si bien la tasa de mortalidad neonatal fue superior en los partos domiciliarios, el aumento del riesgo se mantuvo bastante bajo: alrededor de un bebe por cada 900 nacimientos.”

Pero para el doctor Edmund Funai, de la Universidad de Yale, esas cifras hablan de complicaciones que es posible prevenir. “Podrían no sorprender a quienes presenciaron miles de partos. Pero yo pude ver cómo los latidos pasaron de ser normales a ser una amenaza para la vida [de un recién nacido] en un minuto o dos. Si las cosas se complican en el hogar, la posibilidad de que todo salga bien disminuye.”

El equipo dirigido por Wax reunió los doce estudios de mejor calidad que habían comparado en los últimos años las complicaciones en ambos tipos de partos. Dos de esos estudios se habían realizado en Estados Unidos y el resto, en Canadá, Australia, Reino Unido y Europa occidental. Se analizaron los resultados de un total de 342.056 partos domiciliarios y 207.551 partos hospitalarios.

Los resultados sorprendieron al equipo porque, en general, las mujeres que optan por el parto domiciliario tienen menos factores de riesgo, como obesidad y cesáreas o complicaciones previas, que en los partos atendidos en los hospitales.

Los autores hallaron que, durante el primer mes de vida, murió el 0,2% de los bebes que habían nacido en casa, comparado con el 0,09% de los que habían nacido en un hospital. Eso quiere decir que mueren dos bebes por cada 1000 recién nacidos cuando el parto es domiciliario, programado y de bajo riesgo. La principal causa de muerte fueron las complicaciones respiratorias en los bebes y durante las maniobras de reanimación.

La revisión demostró que las embarazadas que quieren tener a su primer hijo en casa tienen un 36% más posibilidad de necesitar atención de emergencia.

“Un parto es un evento impredecible. Se puede tener al bebe en casa, pero siempre con la logística y la derivación oportuna ante cualquier complicación a un hospital a menos de diez cuadras en ciudades como Buenos Aires – dijo a LA NACION el doctor Mario Sebastiani, obstetra y presidente del Comité de Bioética Asistencial del Hospital Italiano-. Queremos eventos seguros, con las condiciones para resolver una complicación en no menos de 15-20 minutos.”

Indicó que el 5-7% de los partos de bajo riesgo pueden tener complicaciones inesperadas. “En el último momento, por ejemplo, se puede prolongar el período expulsivo y esto, a veces, demanda la aplicación de maniobras nada sencillas de hacer en casa. Por eso, es importante que una pareja sepa que estas complicaciones pueden surgir para tomar una decisión informada”, agregó.

Marysol Antón eligió tener a su beba en casa. “No quería que a mí ni a mi hija nos hicieran procedimientos innecesarios. Más que elegir tenerlo en casa, elegí que el parto sea lo más natural y lo más respetado posible”, comentó la mamá de Amparo. Hoy, ni el recuerdo de las 22 horas de trabajo de parto la convencerían de no repetir la experiencia en enero, con su segundo bebe.

“El parto fue genial. Tenés dolores, sí, pero no es algo insoportable -relató-. Estuve todo el tiempo cuidada [por el obstetra y la partera] y en ningún momento sentí miedo.”

En cambio, María Thompson no quería ir al hospital para tener a su bebe. “Me operaron de chica y tengo un trauma con los hospitales. Además, una amiga me contó cómo era el parto. La episiotomía [incisión para agrandar la apertura vaginal] fue lo que me hizo decidir [por el parto en casa]“, comentó la mamá de Pedro, de 4 años, y de Manuel, que también nació en su casa hace un año.

La primera idea de María había sido tener un parto institucionalizado, pero en el agua. “Estaba embarazada de pocas semanas y fui al obstetra de la prepaga con un montón de preguntas -recordó-. Me atendió en cinco minutos y no me respondió ninguna duda. Un día compré una revista, que tenía una nota sobre el parto domiciliario. Me llamó la atención, y le dije a Guillermo: «Vamos».”

La prepaga no le cubrió los partos y, por carta, le respondieron que, en caso de necesitar una cesárea de emergencia, “que no aceptarían ningún médico de afuera y que si tenía algún problema por el parto, que no fuera”. Pedro llegó después de ocho horas de trabajo de parto y el papá le pudo cortar el cordón. Manuel nació tan rápido que el obstetra y la partera llegaron después que él. “Para mí, fue maravilloso -dijo María-. Estaban Guillermo y Pedro, al que ya le habíamos contado cómo era. Estoy muy contenta con los partos.”

El nuevo estudio halló también que las mujeres con parto en casa se recuperaban más rápido y necesitaban menos episiotomías cesáreas. “Estos beneficios generan una falsa sensación de confianza que hace que se subestimen situaciones de riesgo”, dijo a El País el doctor Joaquim Calaf, jefe del Servicio de Obstetricia del Hospital San Pau, en Toledo.

Para eso, Sebastiani consideró clave estimar correctamente si se trata de un parto de bajo riesgo mediante la evaluación del tamaño del bebe por ecografía y la experiencia del partero, de la talla de la mujer y del diámetro de la pelvis.

Fuente: Diario “La Nacion” del día domingo 25 de julio del 2010

Leave a comment »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.